jueves, 13 de noviembre de 2008

Un pedacito del pastel...

Dentro de algunas horas, exactamente alrededor de 49 a 56 horas estaré celebrando con mi novia un año de estar juntos. Ambos, enamorados, nos complementamos.

Es prematuro aclarar a mi edad tanta seriedad en una relación, es un poco inmaduro desde algún punto de vista asegurarlo. Pero puedo decir de verdad que la vida que Dios ha dibujado para mí es algo extraña. No voy a juzgar su sabio juicio, pero me ha enseñado a vivir para convivir con los demás.

Lo más importante, es que en mi novia he encontrado mi total complemento, esa pieza que sabes que caza justo en el punto necesario, que llena completamente todas las espectativas sentimentales y humanas con las que un humano se puede sentir totalmente identificado.

Creo que el compromiso de relacionarse con alguien, es la situación más interesante e importante de toda la vida porque la relación más increible es la que se da no en personas iguales sino en almas que se complementán.

1 comentario:

mi dijo...

....la relación más increible es la que se da no en personas iguales sino en almas que se complementán.... sera???